Reducción de mamas

Hay mujeres que sufren problemas tales como dolor de espalda y cuello, irritaciones de la piel debajo de la mama y algunos problemas respiratorios, debido al tamaño de sus pechos y a este exceso de peso.

La “mamoplastia” o reducción de mama, tiene como objetivo reducir el tamaño de las mamas mediante la extirpación de piel, tejido mamario y grasa. De esta manera, quedan más pequeñas, ligeras y firmes. Y en muchos casos, con tamaño y forma más proporcional al resto del cuerpo. No obstante, esta intervención no suele tener tanto una intención estética como de solventar problemas físicos para conseguir una mejor calidad de vida.

 

 

ANTES DE LA OPERACIÓN. Como siempre, la paciente debe prestar máxima atención a todas las valoraciones que el cirujano hace de su caso. En una primera consulta valorará el tamaño y forma de las mamas, la firmeza de su piel y el estado general de salud que se presenta. Es posible que en algún caso que se pueda solicitar un estudio mamográfico. Y si tiene intención de dar pecho tras el embarazo deberá comunicarlo a su cirujano ya que, en tal caso, este procedimiento no está recomendado

La Seguridad Social no cubre la reducción mamaria a menos que se trate de casos extremos, conocidos como “gigantomastia”.

 

LA CIRUGÍA. La reducción de mamas necesita ser realizada en quirófano en una clínica u hospital en el que será preciso permanecer ingresado al menos dos o tres días. Se utiliza anestesia general, de manera que la paciente permanece dormida durante toda la operación, que dura de dos a cuatro horas, aunque puede alargarse.

Hay varias técnicas para llevar a cabo una reducción de mamas, pero por norma general se realizan incisiones en forma de ancla. Se trata de “recortar” la areola de forma circular y seguir hacia abajo en línea vertical. Una vez en la parte de abajo del pecho se continua la incisión siguiendo el surco que hay debajo de la mama. Una cicatriz prácticamente igual que la de la Mastopexia que explicábamos en otro de nuestros artículos.

Al hacer estas incisiones, se “abre” la mama y se extirpan todos los tejidos, piel y grasa que sobren y posteriormente se recolocan la areola y el pezón es su nuevo lugar.

Lo normal es mantener la areola unida a sus nervios y vasos sanguíneos, con lo que posteriormente a la operación se sigue manteniendo la sensación normal. Pero hay casos, en grandes reducciones, en los que es necesario separar por completo a areola para luego resituarla, con lo que la paciente pierde la sensación.

 

POSTOPERATORIO. Tras esta intervención, la paciente podrá reincorporarse a su vida diaria en un plazo de 24-48 horas. Se notará cansada unos días y sufrirá algunas molestias que se suavizan con la medicación. En tres o cuatro días se retira el vendaje, y se sustituye por un sujetador especial. Las dos primeras semanas es muy normal tener  sensación de ardor en los pezones así como una disminución de sensación en los mismos. Entre siete y catorce días se retiran los puntos. Se debe evitar un contacto físico intenso de las mamas durante al menos el primer mes y evitar, en la medida de lo posible, las relaciones sexuales para que no se inflamen las incisiones.

 

RIESGOS. Toda técnica realizada por un cirujano plástico cualificado es segura. Sin embargo, ninguna operación queda exenta de posibles riesgos y complicaciones asociados, que aumentan en los casos de pacientes fumadoras.  Uno de los riesgos es la pérdida total o parcial de sensibilidad. También puede verse afectada, después de una reducción, la capacidad de dar de mamar.

 

RESULTADOS. Esta operación deja cicatrices permanentes y visibles. Son señales que, debido a su posición, se pueden esconder fácilmente bajo la ropa interior o el bikini. Un buen cirujano plástico se preocupará de que estas cicatrices se noten lo menos posible y con el tiempo irán suavizándose.

La paciente tiene unos meses hasta que las mamas adquieren el aspecto definitivo y si, en ese caso, ve que las cicatrices han quedado demasiado grandes o anchas, puede hacer a los seis meses un remodelado o ajuste de la cicatriz, pero teniendo claro que no desaparecerá nunca del todo.

En este capítulo de Salud y Belleza, el Doctor Miguel de la Cruz explica el desarrollo de esta intervención y resuelve algunas de las dudas más comunes en las pacientes:

http://www.youtube.com/user/DoctorMigueldelaCruz#p/u/28/wwbIfT1gRc0

Category(s): Sin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

 

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>