Lifting

La piel es el único órgano que “tiene memoria” y “la cara es el espejo del alma”. Si unimos ambos conceptos llegaremos a la conclusión de que el rostro es muestra de nuestro recorrido vital. Vamos envejeciendo y se van formando surcos entre nariz y boca, arrugas y grasa alrededor del cuello y mejillas caídas.

 

Un lifting es un estiramiento facial. No va a detener este proceso de envejecimiento pero sí que puede mejorar sus efectos. Tensa los músculos de la cara, elimina el exceso de grasa y redistribuye la piel de rostro y cuello. De esta forma podemos parar el reloj y mejorar nuestro aspecto dándole vitalidad y aspecto rejuvenecido. Además, este procedimiento se puede realizar aislado o junto con otros como la blefaroplastia o la rinoplastia.

 

Los candidatos ideales se encuentran entre los 40 y 60 años, ya que la piel empieza a “caerse” pero conserva todavía algo de elasticidad. Aunque también puede intervenirse con éxito en rostros de 70 y 80 años.

 

ANTES DE LA CIRUGÍA. El cirujano evalúa la cara del paciente para discutir con el mismo las posibilidades quirúrgicas. Se comprueba también el estado de salud, y es importante que comunique a su cirujano si toma alguna medicación o fuma. En caso de ser fumador, es importante dejar el tabaco al menos una semana o dos antes de la cirugía.

Un buen cirujano plástico le explicará en qué consiste la intervención y responderá a todas sus dudas.

 

INTERVENCIÓN. Un lifting se realiza siempre en quirófano de una clínica u hospital. La anestesia puede ser local más sedación, que es lo más frecuente, o general si la cirugía es complicada.

La cirugía dura varias horas, que pueden aumentar si se asocia a otras intervenciones.

Las incisiones, posteriores cicatrices, varían según la técnica preferida por su cirujano plástico. Normalmente, se comienza a nivel de las sienes y se continúan por la línea natural que pasa justo delante de las orejas, sigue por detrás de los lóbulos y llega hasta la parte posterior del cuero cabelludo.

En el caso de un lifting cervicofacial se posible que sea necesaria una pequeña incisión detrás de la barbilla.

Con esta intervención se separa la piel de la grasa, así se extrae mejorando el contorno de la cara. También se tensan los músculos subyacentes y la piel, extirpándose la que sobra.

El paciente suele pasar esa misma noche en el hospital, recibiendo el alta al día siguiente.

 

RIESGOS. Si esta intervención la realiza un buen cirujano plástico debidamente cualificado, los riesgos son casi inexistentes. Solo los propios de toda cirugía, como hematomas, infecciones, o reacciones a la anestesia. Aún así, es imposible predecir los riesgos de toda operación, y su cirujano deberá explicárselos antes de llevar a cabo el lifting.

 

TRAS LA CIRUGÍA. Esta intervención presenta muy pocas molestias posteriores. En caso de haberlas, son fáciles de aliviar con la medicación indicada. Si experimentara un dolor severo después de esta cirugía es importante que se lo comunique a su cirujano.

Es normal sentir algunas zonas de la piel “dormidas”, puede tardar en desaparecer semanas e incluso meses.

Algunas de las recomendaciones tras un lifting son, por ejemplo, mantener la cabeza elevada los días posteriores a la cirugía para disminuir la inflamación.

Es normal también que el aspecto del rostro sea hinchado y amoratado los primeros días. Los puntos de sutura se retiran a los cinco días, así como los posibles tubos de drenaje y los vendajes. En caso de puntos o grapas en el pelo, se retiran más tarde.

 

En dos días, la mayoría de los pacientes ya se encuentran bien, pero es recomendable descansar al menos una semana. Además, debe prestarse especial atención a la cara y el pelo, que presentarán mayor sensibilidad durante un tiempo.

 

Otro de los efectos normales tras esta intervención es notar los movimientos faciales algo más lentos o sentirse cansado con más facilidad.

 

RESULTADOS. Suelen ser muy satisfactorios en la mayoría de los casos. El paciente se siente feliz tras la cirugía, aunque es importante entender que el resultado no es inmediato. Las cicatrices se disimulan con el pelo y con los pliegues naturales de la cara. Aunque sean más visibles al principio irán disminuyendo con el tiempo.

También tiene que entender el paciente que su cara seguirá envejeciendo con el paso del tiempo, siendo incluso posible que desee someterse a un nuevo lifting más adelante. No obstante los resultados son duraderos. Durante los años siguientes a la operación el paciente seguirá resultando más joven.

 

Category(s): Sin categoría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

 

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>